Compartir

Bogotá, Colombia.-La diplomacia dominicana se abre espacios utilizando métodos no convencionales, pero que debieran serlos, y aprovechando productos típicos del país que suelen generar niveles de empatías importantes la República Dominicana se convirtió en el centro de atención.

El embajador dominicano en Colombia, Briunni Garabito, encontró una forma ingeniosa de posicionar el país como destino turístico y de negocios entre los colombianos y de ganarse el respeto entre los otros diplomáticos acreditados en un país donde las formalidades son tan importantes.

El diplomático dominicano implementó lo que llamó “Noche dominicana de tabaco y ron”, en la que mostraría a los invitados estos dos productos tan característicos de República Dominicana.

Logró concentrar en el hotel NH Colletion Royal a más de 300 personas que por un momento sintieron parte del glamour del Caribe, acompañando sus conversaciones con sorbos del ron de diferentes marcas que se producen en el país y los cigarros de la Tabacalera García, de La Romana.

Para completar el ambiente de dominicanidad, una banda musical amenizaba con algunos de los merengues más populares.

A medida que la noche avanzaba, empezó a funcionar lo que puede llamarse una “diplomacia de tabaco y ron”. Entre los invitados empezaron a surgir los comentarios elogiosos sobre República Dominicana, la hospitalidad del país, su estabilidad política y económica y entonces los empresarios pasaban a un siguiente nivel: tiene las condiciones para considerarla como destino de eventuales inversiones.

Parecía un evento organizado por una potencia, en virtud a la gran presencia de representantes de las sedes diplomáticas instaladas en Bogotá. Pero no era una recepción cualquiera, los comensales se mantuvieron en el salón mucho más tiempo de lo usual y las conversaciones giraban sobre lo que muchos descubrían en ese momento: la calidad de esos dos productos.

En la parte formal del evento, durante el discurso del embajador Garabito, muchos quedaban sorprendidos con algunos de los datos que les ofrecía, como cuando señaló que República Dominicana produce 270 millones de unidades de cigarros premium al año.

Quizás por diplomacia o por no herir el orgullo de los cubanos presentes, obvió indicar que ese número es particularmente relevante, si se toma en cuenta que Cuba produce unas 80 millones de unidades premium.

“En República Dominicana poseemos una pujante industria de ron y de tabaco, las cuales se iniciaron después de nuestra independencia y que a base de una esmerada calidad producen ron y tabaco que se comercializan en más de 40 países y generan unos tres mil empleos”, expresó el embajador Garabito.

La noche avanzaba y los invitados no daban muestra de quererse ir, mientras los empleados del hotel brindaban tragos y cocteles elaborados a base del ron dominicana.

Muchas de las mujeres, también disfrutaban sus cigarros, tanto de los robustos como aquellos finos que suelen elaborarse para ese género.

Los diplomáticos provenientes de países en los que empresas dominicanas comercializan estos productos también se mostraban orgullosos en la medida en que el embajador dominicano mencionaba sus nombres como mercados receptores.

El interés de empresarios

El embajador Garabito dedicó momentos especiales de la noche para conversar con empresarios invitados y que le manifestaban sus intenciones de explorar invertir en República Dominicana o de establecer negocios con empresas dominicanas.

La noche se alargaba para sorpresa del personal de la embajada dominicana. Llevaban varios días trabajando en el montaje de un evento con el que mostraban uno de los tantos rostros agradables del país.

“Hemos hecho este evento valiéndonos de los exiguos recursos con los que se maneja una delegación diplomática de un país pequeño y de la colaboración de la directora corporativa del Hotel NH Colletion Royal, Gloria Chinchilla, que se enamoró de la idea.

Ojalá que en lo adelante las empresas dominicanas de ron y tabaco se interesen en esta forma de promover al país y estos productos, para que se generen las alianzas que permitan convertir en una tradición esta Noche dominicana de tabaco y ron”, manifestó entusiasmado el embajador dominicano en Colombia.

Por JOSÉ P. MONEGRO
jpmonegro@hotmail.com