Compartir

El presidente Danilo Medina proclamó este martes, ante la Asamblea Nacional y de los jefes de Estado que asistieron a su juramentación, que a República Dominicana le esperan tiempos gloriosos.

Agregó que si los votantes le concedieron la mayor victoria democrática de las últimas décadas, “nosotros vamos a entregarles a los dominicanos el mejor cuatrienio de nuestra historia reciente”.

Afirmó que no habrá espacio para el cansancio, la rutina ni la mediocridad y no se desaprovechará ni un solo minuto de los próximos cuatro años.

Generación orgullosa de la Patria

Garantizó que habrá una generación que camine orgullosa de la Patria que los ha hecho libres. “Este, amigas y amigos, es nuestro grito de Capotillo, el que liberará todo el potencial de nuestra gente, para hacer posible una nueva República Dominicana más grande, más fuerte, más justa y más solidaria”, declaró.

Hablando a todo el país desde el Salón de la Asamblea Nacional ante presidentes y jefes de Estado y de Gobierno, invitados al acto de toma de posesión de su nuevo cuatrienio, el presidente Danilo Medina dijo que ese fue el verdadero sueño de los Padres de la Patria y la tarea que se propuso desde el primer día de vida política junto el profesor Juan Bosch.

Un Gobierno de todos, con todos y para todos

Se comprometió a no descansar ni un solo día hasta cumplir la misión de hacer las transformaciones necesarias, pues “este es el camino que comenzamos juntos y que vamos a continuar juntos en un Gobierno de todos, con todos y para todos.

Medina manifestó que se necesita de cada uno de los dominicanos y dominicanas que aman la Patria, de los que votaron a su favor y de los que no, de los que están satisfechos y de los espíritus críticos, de los prudentes y de los audaces, de los soñadores y de los realistas.

Explicó que también se requiere del concurso de todos los que saben que el país está llamado a un destino glorioso y están dispuestos a trabajar por él, porque “aquí no sobra nadie, nadie puede quedarse fuera, porque cuando ustedes están de nuestra parte, nada puede detenernos”.

“Nada puede detener la energía imparable de un pueblo decidido a conquistar su destino y de un Gobierno que lo acompaña. Nada es más fuerte que nuestra fe y nuestro entusiasmo. Dominicanos y dominicanas, ya lo demostramos muchas veces en la Historia, y lo volveremos a hacer”, recalcó, para señalar que lo mejor de nuestro país está en su futuro.