Compartir
DOS DÉCADAS DESPUÉS DEL ASCENSO AL GOBIERNO DEL PLD, LOS CAMBIOS EN REPÚBLICA DOMINICANA SON SIGNIFICATIVOS

Veinte años después de la llegada al gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, se han verificado cambios significativos en los planos económicos, sociales y políticos en los que la República Dominicana pasó de ser un país de desarrollo humano “medio” a la categoría de desarrollo humano “alto”, informe confirmado por organismos internacionales.

Las reflexiones son de Juan Temístocles Montás, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, Ministro de Industria y Comercio y exdirector de Economía y Marcos Villamán, director ejecutivo del Fondo para el Fomento de la Investigación Económica y Social.

Están recogidas en un trabajo de investigación titulado “República Dominicana: veinte años después”, publicado en Vanguardia del Pueblo Digital, y reseñado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD.

El punto de referencia del trabajo es el ascenso al gobierno del Partido de la Liberación en agosto de 1996, inicio de cambios significativos en el desarrollo económico y social dominicano.

Los autores explican que en el período de referencia, la República Dominicana ha logrado tasas de crecimiento económico que han cambiado la realidad del país. “La producción per cápita ha crecido de manera importante.

Indican que en 1996, el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, medido en dólares internacionales referido a 1990, era US$3.065, y que veinte años después prácticamente se ha duplicado, ascendiendo a US$6,039. “En el período somos el segundo país con la más alta tasa de crecimiento, superado solo por Panamá”.

Aclaran que esto se logró a pesar del estancamiento registrado en este indicador durante el período de gobierno 2000-2004.

Señalan que el buen desempeño económico del país en los últimos 20 años es explicado, entre otros factores, por mayor intensidad en la creación de nuevos negocios y que esto se evidencia, por ejemplo, en la cantidad de empresas con 100 o más empleados que iniciaron sus operaciones en el período 1996-2014, la que supera 2.45 veces las que iniciaron en la etapa 1930-1995.

Apuntan que la inflación promedio anual del período estuvo por debajo de los dos dígitos con todo y el desbordamiento de los precios ocurridos durante los años 2003-2004. “De igual manera, exceptuando el período 2000-2004, se ha logrado mantener una estabilidad relativa del tipo de cambio”.

El estudio igualmente destaca los avances que se han producido en los últimos 20 años en el país en materia de salud, alimentación, educación, agricultura, seguridad social e infraestructuras, entre otras.

Resalta también, como indicador del cambio registrado, el incremento de los vehículos de motor, apuntando que entre 1998 y 2015 el parque vehicular de la República Dominicana se multiplicó por 3.9 veces, al pasar de 936,000 a más de 3.6 millones.

Menciona asimismo el incremento de las comunicaciones, la telefonía celular y la expansión del Internet.

Refiere que el excelente desempeño económico dominicano y el mejoramiento de la situación social del país durante el período 1996-2016 se produjo en un contexto marcado por importantes reformas estructurales, sociales, institucionales y políticas.

Entre esas reformas estructurales cita el comercio exterior, sector financiero, reformas sociales, institucionales y políticas, sistema electoral y reforma constitucional, considerada por los autores como la más destacada de las reformas políticas.

Consideran que la aprobación de la Estrategia Nacional de Desarrollo es un paso trascendental en el que se plasma una visión de largo plazo del país que quieren los dominicanos. “Esta estrategia sienta la base para superar el inmediatismo en las Políticas públicas”.

Finalmente, entienden que si bien hay que reconocer que se ha producido una importante transformación normativa, cuya mayor expresión ha sido la promulgación de una constitución progresista, centrada en el Estado Social y Democrático de Derecho, “se debe señalar que los resultados de estos cambios no siempre se expresan de manera inmediata en la modificación de las prácticas sociales ya que no se pasa consistentemente de la ley a su aplicación efectiva”.